La ola de frío afecta también los campos de refugiados en Grecia

En Lesbos la ONG Proactiva Open Arms, a través de su cuenta de Twitter, alertaba ayer de un fuerte temporal de nevadas que dejaba incomunicada la isla. A Moria, las tiendas de campaña donde malviven los refugiados han quedado destrozadas, cubiertas totalmente por la nieve. A Vasiliki, las tuberías están congeladas y se han alcanzado temperaturas de -10 grados, con familias que no tienen acceso al agua y con cortes de luz diarios. Todas estas consecuencias de la ola de frío que acosa Europa han hecho que la situación de cientos de familias de refugiados sea insostenible.

La masa de frío polar ha puesto el grito en el cielo de las organizaciones que acompañan a las personas que esperan aclarar su futuro, denunciando que esta situación no se puede alargar más. Según MSF, en Grecia hay “miles” de personas que esperan en campos superpoblados y luchan contra temperaturas por debajo de los cero grados. “Las autoridades griegas y la Unión Europea deben tomar medidas de emergencia inmediatas”, instaron desde la organización. La Organización Internacional para las Migraciones afirma que hay alrededor de 15.000 personas que malviven en las tiendas de campaña.


Las ONG también han denunciado que no disponen de los medios adecuados para atender a los refugiados, ni siquiera para que puedan calentarse. La Comisión Europea, por su parte, afirmó que la responsabilidad recae sobre las autoridades griegas, mientras que desde el Gobierno griego el ministro de Inmigración Yannis Mouzalas ha llegado a asegurar que el Gobierno ya ha adaptado los campamentos de refugiados y no hay refugiados que pasen frío.

El frío y la nieve llega a otros países

El fin de semana dejó una treintena de personas muertas en diferentes países. Polonia, Italia, República Checa, Bulgaria, Serbia, Albania o Rusia también están sufriendo las consecuencias de las bajas temperaturas. En la frontera entre Bulgaria y Turquía se encontraron dos cuerpos de refugiados congelados en el bosque, atrapados en su intento de cruzar el muro de alambre que impide la llegada de refugiados. En Belgrado, miles de personas migradas intentan continuar su periplo hacia el Norte desafiando las bajas temperaturas y hasta 2.000 jóvenes de Afganistán, Pakistán Irak y Siria duermen en edificios abandonados en el centro de la ciudad a -20 grados. En el caso de Serbia, según MSF hay 7.500 personas atrapadas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*